Celiaquía y gluten

Celiaquía, sensibilidad y alergia al gluten, ¿conoces las diferencias?
Mucha gente no sabe diferenciar estos términos, incluso a veces se llegan a emplear erróneamente.
Queremos explicarte qué es cada uno de ellos, ya que aunque están relacionados entre sí, son muy diferentes. Su principal nexo de conexión es el gluten.

sin gluten

Celiaquía

No es ni una alergia, ni una intolerancia ni un virus. Es una enfermedad autoinmune  que provoca daños en el intestino delgado por la ingesta de gluten.  
Las vellosidades del intestino delgado quedan deterioradas por las proteínas del gluten, impidiendo la absorción  de los nutrientes de los alimentos que comemos. Además, el sistema inmunitario se desestabiliza pudiendo desarrollar otras enfermedades asociadas.

Síntomas de la enfermedad celíaca: diarrea crónica, hinchazón abdominal, estreñimiento, náuseas y vómitos, anemia, debilidad generalizada, erupciones cutáneas, estreñimiento, dolor de cabeza, alteraciones del esmalte dental, raquitismo, fracturas espontáneas …
Por eso es tan importante que si tienes algún síntoma acudas a tu médico para que determine si eres celiaco y comiences tu tratamiento, que no es otro que una dieta sin gluten.

Sensibilidad al gluten (no celiaquía)

Es de nuevo diagnóstico y guarda una muy estrecha relación con la enfermedad celíaca. Los pacientes con sensibilidad al gluten no pueden ser calificados como intolerantes o alérgicos. Sus síntomas son muy parecidos a los de la enfermedad celíaca y comparte algunos con la alergia al trigo.

A pesar de que, de momento, se desconoce si es el trigo, otras proteínas o los hidratos de carbono los que desencadenan la sintomatología, sólo se puede hablar de sensibilidad al gluten si la salud de la persona mejora al eliminar el gluten de su alimentación o empeora cuando vuelve a consumirlo.

Gluten

Síntomas de la sensibilidad al gluten: Dolor persistente en la zona abdominal, diarreas frecuentes, eccemas o erupciones en la piel, dolor de cabeza, fatiga y confusión, estreñimiento, náuseas y vómitos, anemia, adormecimiento o dolor de las extremidades, hinchazón abdominal.

Alergia al gluten

Se produce por una respuesta inmunológica de hipersensibilidad inmediata como ocurre con las alergias. La alergia al gluten afecta a una proporción muy baja de la población y puede desarrollarse a cualquier edad. 

A diferencia de la enfermedad celíaca, el sistema inmune de los alérgicos al gluten produce anticuerpos y, por tanto, síntomas, ante esta sustancia nada más entrar en su organismo sin necesidad de que llegue al intestino con cuadros muy diversos y : desde un sarpullido en la boca hasta un choque anafiláctico pudiendo desencadenar una situación clínica grave de forma rápida.

Gluten

Síntomas de la alergia al gluten: vómitos, dolor abdominal, diarrea, sangrado digestivo, asma, tos, laringitis, rinitis, conjuntivitis, urticaria, edema o inflamación, dermatitis atópica, reacciones de anafilaxia…

sabías que

¿Sabías que…?

  • El gluten es una glucoproteína que se encuentra en cereales de consumo tan habitual como el trigo, la cebada, el centeno o la avena y en otros cereales que son de consumo menos frecuente como son la espelta (también llamada trigo salvaje) y el triticale (cereal mezcla de trigo y centeno). A su vez, el gluten está compuesto por otras dos glucoproteínas: la gliadina y la glutenina.
  • Sólo aproximadamente un 1 % de la población es celiaca aunque un 30% de la población tiene las características genéticas específicas para poder desarrollar la enfermedad.

Entradas recomendadas