Vitamina A (Retinol)

Vitamina A

La vitamina A, también conocida como retinol o antixeroftálmica, es liposoluble.

La vitamina A propiamente dicha es el retinol, pero también existen otras moléculas denominadas carotenoides, que funcionan como pro-vitamina A, ya que se transforman en esta en el intestino e hígado. El más abundante es el β-caroteno con la particularidad de ser hidrosoluble.

Al ser una vitamina liposoluble, puede acumularse en los tejidos provocando toxicidad y dando lugar a alteraciones dérmicas, visuales, óseas y trastornos teratogénicos (malformaciones del feto).

Funciones de la Vitamina A

  • Participa en el desarrollo y queratinización epitelial y colabora en el crecimiento óseo y celular: mantenimiento de dientes, y de tejidos óseos y blandos, así como la piel.
  • Produce un tipo de pigmentos imprescindibles para el correcto funcionamiento de la retina y una correcta visión.
  • Interviene en procesos de reproducción y de inmunidad. También se recomienda en la lactancia y el embarazo, ya que favorece la reproducción y que el embrión se desarrolle de manera normal.
  • Se considera elemento protector frente a procesos oncológicos.
Vitamina A

Fuentes principales de Vitamina A

  • Carnes: Hígado y riñones (+18.000 µg)
  • Pescados: Anguila y bacalao (aceite de hígado) (+1.000 µg)
  • Lácteos: Mantequilla y nata. (+700 µg)
  • Vegetales: Zanahorias, brócoli, espinacas, col, batata y lechuga       (+500 µg)
  • Frutas: Melocotón, melón, mango, albaricoque y calabaza (+100 µg)
  • Legumbres: Guisantes (+60 µg)

Valor nutricional por 100 gr

La deficiencia de vitamina A, puede notar una pérdida de visión, especialmente en situaciones de luz tenue o de noche. También puede sufrir un debilitamiento de su sistema inmune que le hace más propenso a las infecciones, e incluso problemas en los epitelios de las vías respiratorias.